sábado, 10 de noviembre de 2012


Nuevo pensamiento que hoy surge de mi corazón...

Pensamiento del día 5

Hoy he visto en las noticias que una persona se había suicidado porque iba a perder su casa, ese hogar que tanto esfuerzo le había costado conseguir... Me he quedado horrorizada al ver hasta qué punto hemos llegado, hasta que punto hemos guardado nuestro corazón, dentro de una coraza brindada donde los sentimientos no son capaces de entrar...

No entiendo cómo las personas que tienen un cierto poder, son capaces de permitir que esto siga sucediendo. ¿Cuántas personas tienen que morir para que esto frene de una vez? ¿Cuántos seres tienen que dejar este mundo, para que nos demos cuenta que un techo donde dormir, no es un artículo de lujo, sino un derecho que tenemos todos los seres humanos?

Cuando leo algo así, no me quedo con la superficie de la noticia, sino que intento ir más allá, intento ver qué mundo es el que estamos creando, y entonces una inmensa pena inunda mi alma... ¿Cómo hemos llegado a un punto en el que no seamos capaces de sentir lástima por las personas, y no nos importe sacarlas incluso a palos de una vivienda por la que han luchado toda su vida, sólo porque un superior nos indique que lo tenemos que hacer? ¿En qué nos hemos convertido para ser capaces de hacer algo así, y que no nos importe el sufrimiento de esa persona que nos mira con ojos horrorizados pidiéndonos clemencia?

Y es que no sólo es esto, sino que por conseguir riquezas, incluso somos capaces de llenar hasta los bordes un recinto, para conseguir el máximo dinero posible, aunque con nuestra decisión, puedan morir cuatro bellas almas en la flor de la vida... ¿Estas son las enseñanzas que les queremos dar a nuestros hijos, este queremos que sea el futuro de nuestras jóvenes generaciones? 

Yo no voy a hablar de política, porque es algo en lo que no tengo el conocimiento suficiente, pero sí que quiero hablar de las almas... Quiero decirles a todas aquellas personas que tengan el poder suficiente para frenar esto, que por favor sean capaces de arrancarse esa coraza que tiene preso a su corazón, que empiecen a sentir como almas que son, y que paren de una vez esta terrible situación. Qué piensen en esas pobres personas que sólo quieren un techo donde vivir con su familia o un sitio donde pasar un rato agradable con sus amigos, y que hagan todo lo posible para que esos deseos se cumplan, sin tener que penar por la pérdida de más vidas.

Desde este humilde blog, quiero mandar mi más sincero pésame a esas familias que están rotas por el dolor, por la gran pérdida que han sufrido, y espero que todas esas personas que tienen el poder de cambiar el curso de la historia, por fin tengan el valor suficiente de hacerlo...

Hoy al mirar al cielo, somos capaces de ver nuevas estrellas, que son esas almas que ya no nos acompañan en la Tierra, pero que desde el nuevo sitio que ocupan, nos brindan toda su luz...