lunes, 8 de agosto de 2011

Pensamiento del día


Hoy vuelvo con un nuevo pensamiento...

Pensamiento del día 4

Llevo muchos días observando a mi alrededor, observando la energía que desprende todo lo que me rodea. Desde que era niña, siempre me ha gustado observar a las personas e intentar imaginar que estaban pensado o sintiendo en ese preciso instante. Ahora no sólo lo hago con las personas, sino que intento sentir la energía de todo lo que me voy encontrando en mi caminar.

No soy mucho de ver la televisión, pero últimamente veo que en general nos encontramos en un momento bastante complicado. Es como si todo estuviera revolucionado: las personas, los animales, los mares... Parece que todo se revuelve porque no encuentra su centro, no encuentra ese punto en el que la calma y la quietud son tus mejores aliadas.

Cuando observo a la gente, soy capaz de ver lo difícil que es encontrar la ansiada felicidad, lo difícil que es poder vivir el presente sin preocuparnos en qué pasara mañana. Eso sumado a todas las cosas a las que nos tenemos que enfrentar cada día, hace que esta vida se complique demasiado. Pero es algo que no sólo nos pasa a los humanos. Los animales, las plantas, los océanos... Mama Tierra en general, están pasando por momentos complicados en los que la única salida posible es revolverse contra este bello mundo, para intentar conseguir que se les escuche y se respete su sabiduría interna.

Cada vez hay más especies en peligro de extinción, y no hacemos nada para solucionarlo. Cada vez hay mayores catástrofes naturales provocadas por todo el daño que le estamos haciendo al medio ambiente, y tampoco hacemos nada por evitarlo. Cada vez son más las plantas que ya no saben en qué época del año se encuentran, y así poder florecer y dar sus frutos sin ningún tipo de riesgo, y seguimos sin hacer nada por cuidar a nuestra maravillosa Tierra.

¿Cómo hemos llegado a un punto en el que no somos capaces de ver lo que está pasando a nuestro alrededor, y así poder hacer algo para evitarlo?  La respuesta es complicada, pero a mi parecer, lo que está ocurriendo es que hasta que uno mismo no es capaz de respetarse y quererse de verdad, no es capaz de respetar y preocuparse de todo lo que le rodea. Además, las personas que tienen el poder de cambiar la situación en la que se encuentra el mundo en general, en vez de preocuparse de generar seguridad y felicidad, se dedican a meternos el miedo y la preocupación en el cuerpo, únicamente movidos por intereses que distan mucho de lo que de verdad necesita este mundo.

Creo que la solución es complicada, pero no imposible de conseguir. Si todos aunáramos nuestras fuerzas en un bien común, poco a poco todo iría cambiando y crearíamos un mundo en el que vivir sería mucho más sencillo. Pero creo que es importante que empecemos con nosotros mismos.

Tenemos que enfrentarnos a nuestros miedos y temores más profundos para ser capaces de querernos y respetarnos tal y como somos, y desde ahí, ser capaces de cimentar un nuevo mundo en el que el amor y el respeto sean las bases de esta sociedad. Eso sumado a respetar y cuidar de nuestra querida Madre Tierra y todo lo que la forma.

Igual todo esto es bastante complicado de alcanzar, pero yo siempre voy a vivir con la esperanza de que algún día ocurrirá, y voy a intentar, con todas mis fuerzas, poner mi granito de arena para que así ocurra.

Feliz día a todos...